100 consejos de edición y corrección para escritores – Parte 5

Guía para corregir tus propios textos

Ayuda a alguien más compartiendo este post 👇

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tabla de contenido

¿Qué te ha parecido hasta ahora esta guía para corregir tus propios textos?

Has llegado a la última parte y con ello, tendrás 100 geniales ideas para facilitar tu proceso de corrección. Los que aquí menciono se aplican, particularmente, a los documentos de investigación, como ensayos o tesis.

Ya luego me cuentas si cumplieron tus expectativas. Vamos a ello. 

Busca inconsistencias de formato

¿Están todos los párrafos a la izquierda? ¿Solo algunos inician con sangría?

¿Pones los párrafos al ras del encabezado o añades un espacio de por medio?

Al centrarnos tanto en las palabras, a veces nos olvidamos de dar consistencia al formato en todo el documento.

Comprueba si las comillas están completas

Revisa que todas las comillas estén completas porque es probable que en algún caso se te haya escapado una de las dos. 

Revisa que los encabezados tengan el nivel correcto

Para que todos los títulos aparezcan en la jerarquía correcta dentro de la tabla de contenidos, insértala y revisa si todos tienen la etiqueta correcta según el nivel correspondiente.

Asimismo, corrobora que tienen el formato respectivo: negritas, sangría, itálicas, tamaño de fuente y color. 

Inserta títulos a los gráficos, diagramas y tablas

Añade el título automatizado a cada tabla y figura para que todas aparezcan en sus respectivos índices. 

Sé consistente con las mayúsculas

Con base en la guía de estilo que uses, define desde el principio en cuáles palabras pondrás mayúscula inicial para que respetes ese criterio cada vez que las menciones en el texto. 

Revisa los errores que marca el autocorrector

Es verdad que a veces el autocorrector marca ciertas palabras como mal escritas cuando no es así, pero es importante hacer un chequeo. Puede ser que haya alguna en la que sí hayas fallado. 

Instrucciones para corregir tus propios textos

Echa un vistazo a las tablas

Cuando estás tan centrado en corregir el texto, es probable que pases por alto las tablas. Echa un vistazo a sus títulos, descripciones y fuentes para asegurarte que citaste de forma correcta y que todo está en orden. Asimismo, comprueba que todas tienen el mismo diseño. 

Verifica la precisión de los datos

Vuelve al documento y busca fechas, nombres, estadísticas y demás datos duros para compararlos con la fuente original. Las cifras siempre tienen que ser exactas.

Sé consistente con el uso de guiones

En algunas guías de estilo, se pide reemplazar el guion largo por dos guiones cortos. Trata de verificar que en todos los casos respetas el mismo estilo. Si lo insertas en el buscador, te será más fácil encontrar todas las veces que lo usaste en el documento. 

Coteja las citas con la fuente original

En el proceso de escribir las palabras de otras personas, es fácil cometer un error. Vuelve a la fuente original y comprueba las citas textuales palabra por palabra.

No querrás hacer una mala representación de lo dicho.

Comprueba que todas las referencias están en la lista

Si estás escribiendo un documento académico, es probable que decidas quitar una o dos citaciones a medida que avanzas, pero que olvides remover las fuentes de la lista de referencias.

Revisa la lista y asegúrate de que incluiste todas las fuentes que citaste en las referencias y añade las que estén en el documento, pero que no insertaste en la lista. 

Evalúa el porcentaje de plagio

Si te estás refiriendo al trabajo de otras personas, especialmente a las publicaciones de otros blogs, artículos o libros, asegúrate de no copiar ni siquiera una frase sin mencionar al autor. 

Para asegurarte de que insertaste las citas textuales de forma correcta, puedes valerte de herramientas como Copyleaks, que escanean tu documento y lo comparan con miles de publicaciones en cuestión de minutos para arrojarte un informe completo del porcentaje de plagio que contiene. 

Revisa el contenido y estilo de tus referencias

Asegúrate de que los nombres, los títulos y las fechas son correctos. De que incluyes todos los datos respectivos, según el tipo de fuente que se trate. También revisa los signos de puntuación, las páginas y las URL mencionadas. 

Verifica el formato en cada sección

Cada vez que cambias de sección, suele haber errores en la numeración, el área del encabezado, los márgenes, etc. Salta de una sección a otra para verificar que todas respetan el mismo formato. 

Cambia el tipo de letra

Esto te permitirá visualizar las líneas de una forma distinta para ver los errores que habían  pasado desapercibidos. 

Lee el documento en un formato diferente

Si estás en Word, cámbialo a PDF. Si estás corrigiendo en computadora, léelo en celular o tablet. Te sorprenderás lo diferente que se verá el texto ante tus ojos.

Imprime tu escrito y léelo en papel

Tenerlo en papel te ayuda a leer con mayor detenimiento. Y por ende, a encontrar los fallos que no habías visto antes. Además, puedes leerlo incluso si estás acostado, cosa que es súper cómoda. Solo ten cuidado de no quedarte dormido. 😜

Cómo corregir tus propios textos

Cambia el ambiente de trabajo

Verás lo mucho que cambia tu percepción cuando te mueves de lugar. Si no quieres salir de casa, puedes simplemente cambiar de habitación.

Deja que otra persona lo lea también

La opinión de las otras personas cuenta y mucho. Un lector objetivo se dará cuenta de lo que tú no has visto y te podrá decir si ha logrado entender el mensaje que querías transmitir

Asegúrate de no estar cansado

Tus ojos y cerebro cansados no podrán identificar los errores de redacción y de coherencia. Para ello, tu mente debe estar muy despierta. Así que no dejes la etapa de corrección para las últimas horas del día. Procura estar lo más fresco posible. 

Hemos concluido esta guía para corregir tus propios textos

Aquí llegamos al final de esta lista que parecía interminable. Ahora tu ojo de editor se ha agudizado mucho más, ¿no crees?

No hay por qué rehuirle a la tarea de corregir si entiendes el gran sentido que tiene hacerlo y lo satisfactorios que serán los resultados.

Así que, no lo pienses más. Ve por tus borradores y aniquila los errores que disminuyen la claridad en tus textos.

Y si aún sigues pensando que son demasiadas detalles que revisar, no quieres que se te escape ninguno, o simplemente no tienes tiempo para corregir minuciosamente tus escritos, no tienes por qué hacerlo solo. Yo puedo hacer esta labor por ti. Mira lo que te ofrezco y contáctame

Pero antes… cuéntame qué te ha dejado este mega artículo (espero hayas leído las cinco partes) 😁

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

2 comentarios en «100 consejos de edición y corrección para escritores – Parte 5»

  1. Excelentes consejos, sobre todo para los estudiantes. En los trabajos hechos por computadora es muy fácil cometer errores si no se tiene cuidado (o si se desconoce que se está haciendo algo incorrecto), por eso es importante revisar el producto final.

    Responder
    • 😀 ¡Muchas gracias por tu comentario, Dyada Luna! Esperemos muchos estudiantes se beneficien de este contenido. ¡Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.